El territorio
¿Por qué hay en Bergantino un Museo destinado al Tiovivo?
Para responder es necesario conocer el territorio y su historia. El territorio. Al cabo occidental de la provincia de Rovigo, el alto Polesine, del cual Bergantino toma parte, se mitiò entre las provincias de Verona, Mantua y Ferrara. Se trata de un territorio de confin, que emn los siglos se ha desarrolado algunas típicas particularidades. De un lado, sus habitantes, lejano de los centros administrativos del poder, a menudo han tenido autonomía, desarrolando uno espíritu de intrepidez y de libre iniciativa. De otro lado, se han acostumbrados a frecuentes contactos con comunidad, dialectos, tradicciones y maneras de vivir diferentes y se han enriquecido de todo esto.

La historia. Todo empezò en 1929, el año de la grande crisis mundial. Bergantino sufriò la situaciòn econòmica provisoria de aquellos años. Muchas familias estaba quedadas en la calle, tanto que sufrian el hambre. Estaba quien ententaba sobrevivir con pequeños comercios, para intentar alcanzar, casi siempre sin resultado, un nivel de vida menos inhumano. En frente a este cuadro franco, la ùnica solucciòn que se podía tomar parecía a mucha gente la emigraciòn. Sobre esto clima se inserta la historia de la primera gente del espectaculo itinerante de Bergantino, como Umberto Bacchiega (1880-1965) y Umberto Favalli (1891-1893), en origen mecànico de bicicletas.

Tambiéen por ellos el trabajo estaba pobre, los pagos muy aplazados. Y así, cuando vieron, por primera vez, un tiovivo, sùbito notaron que quien subía pagaba en dinero contante, y que el feriante, al final del día, muchos o pocos, siempre tenía un poquito de dinero a disposiciòn. Bacchiega y Favalli uniron así sus esperanzas, los pocos recursos econòmicos, sus relacciones y las capacidades. En Abril de 1929, a la tradicional feria del pueblo, presentaron un autopista (los coches de choche) construida de manera artesanal: fue un éxito espectacular.

Confortados de este consentimiento, los dos pioneros del viaje saliron en una nueva adventura: naciò de su historia de la gente del espectaculo itenerante y de los constructores de tiovivos de Bergantino. En los años Trenta de Noveciento, fueron una decina las familias de Bergantino que sucedieron Bacchiega y Favalli por las plazas, en el viaje, inventando una forma de emigraciòn temporal que permitía no perder los contactos con su origen lugareñas. Entre ellos fue también que inventó el verdadero pionero de tiovivos: Albino Protti.

De la segunda posguerra, en particular de los años Cinquenta, fueron más numerosas las familias de Bergantino a interpretar la actividad de empresarios de espectaculos viajantes. En veinte años ellas superaron el centenar. Una amplia sala del Museo está dedicada a sus extraordinarias historias de vida.